• Visita Univision.com
Siguiente

El mayor milagro de la humanidad

¿Eres escéptico o creyente?

La comunidad cristiana de todo el mundo vive en estos días la conmemoración por la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret hace 2 mil años, suceso que cambió la historia de la humanidad y por la que muchas vidas se han salvado, muchas se han perdido y otras se siguen transformando, pero ¿qué es lo que realmente significó este episodio para la humanidad?

Según el teólogo y profesor de religiones en la Universidad Internacional de la Florida, Daniel Álvarez, la vida, muerte y resurrección de Jesucristo es el milagro más grande del mundo espiritual. A decir de este experto, el fenómeno se ha analizado dese diferentes frentes y con infinidad de propósitos, que finalmente no han logrado poner de acuerdo a la comunidad mundial.


Los escépticos niegan que algo como la resurrección de Jesús de Nazaret sea posible, porque científicamente no hay forma de que un cuerpo pueda salir de una tumba, químicamente una carne descompuesta no puede volver a la vida y desde esa perspectiva, el milagro de la resurrección sencillamente no existió.

El problema ocurre cuando millones de personas en todo el mundo basan su fe en esos acontecimientos y son testigos de sucesos inexplicables incluso para la ciencia, y todos ellos son atribuidos al mismo personaje: Jesucristo. Aún en los tiempos modernos, donde el concepto del cielo y las estrellas ha cambiado, hay millones de creyentes seguros de que todo forma parte de un plan divino que diseñó todo lo que hay “en el mundo y en los cielos”.

Ante esta polaridad entre quienes están seguros que no existió y los que consideran que está vivo, ¿qué papel juegan los milagros? Esta es quizá el punto más controvertido, pues los milagros no solo ocurren a los creyentes, sino también incluso a gente que nunca creyó y en un punto de su vida algo sucede, algo los transforma y agradecen a Dios.

Para Daniel Álvarez este es el misterio más grande y así como no se puede negar la repentina fe de los no creyentes, tampoco se puede negar cuando alguien logra vencer enfermedades o diagnósticos médicos donde no había nada por hacer y de pronto una sanidad ‘milagrosa’ limpia un organismo.


Estos milagros son atribuidos a la mente, al poder aún desconocido que tiene nuestro cerebro, pero hasta ahora el pensamiento por sí solo no ha logrado lo que la devoción por Jesucristo, por su vida, obra, muerte y resurrección, han hecho y por ello en todo el mundo estos son días de recordar la Semana Santa.