Ahora puedes buscar el precio de tu tratamiento en la página web del hospital, pero no asumas que sabrás cuánto te cobrarán

El plan de seguro que tienes es un factor determinante que puede abaratar o encarecer el costo. Además, cada clínica decide cómo presentar la información, que casi nunca se encuentra disponible en español. En pocas palabras: al revisar los listados de tarifas es probable que termines más confundido. Estos consejos pueden ayudarte.
16 Ene 2019 – 6:00 PM EST

Saber cuánto terminarás pagando por un servicio de salud en EEUU –desde un sencillo examen hasta un complejo procedimiento médico– es sumamente difícil, por no decir prácticamente imposible. Muchos pacientes se llevan una gran sorpresa al recibir facturas inesperadas y por montos exorbitantes, incluso teniendo un seguro médico.

En un loable y bienintencionado, pero quizá infructuoso, esfuerzo por ofrecer más transparencia a los consumidores, la administración Trump ordenó a todos los hospitales publicar su lista de precios en la web a partir del 1ro de enero de este año. Pero desafortunadamente, la norma se quedó corta y los consumidores aún no pueden descifrar cuál es el precio de cada servicio.

¿Por qué? Te lo explicamos a continuación:

1. La lista de precios no siempre es fácil de encontrar


Hay que navegar un rato en cada sitio web para dar con el lugar donde han sido publicadas las tarifas. Pero este es el menor de los problemas: al buscar en el Memorial Hermann de Houston, por ejemplo, la lista de precios se encuentra en la pestaña de 'Pacientes/ Apoyo al Paciente/Centro de Recursos Financieros'. En Texas Children's, en cambio, debes ir a la pestaña de 'Costos y Estimados', en la categoría de Pacientes y Visitantes.

2. La data es difícil de entender


La lista que los hospitales están publicando no sólo a veces es difícil de encontrar en las páginas web, sino que una vez que llegas a ella los procedimientos están escritos en códigos o nombres ajenos al consumidor, sobre todo en el caso de las listas de excell descargables. Algunos hospitales sí han hecho un esfuerzo por intentar describir el procedimiento de forma comprensible, pero queda a discreción del establecimiento de qué manera presentar la información. El diario The New York Times menciona el ejemplo del Vanderbilt University Medical Center que define una cirugía cardíaca con el nombre HC PTC CLOS PAT DUCT ART.

Si realmente quieres intentar saber el precio de tu tratamiento específico, averigua su código (CPT code) para obtener información más específica, pero recuerda que otros factores también intervienen en la ecuación. Algunos hospitales como Baylor, Scott and White de Texas hacen un esfuerzo por explicar esto eshaustivamente a sus pacientes.

3. El precio publicado en esa lista es una referencia: no una garantía


Así te lo hace saber una advertencia que aparece justo antes de que hagas la búsqueda. “Por favor tenga en cuenta que los estimados de precios pueden diferir sustancialmente del original estimado debido a muchos factores que incluyen, pero no están limitados a complicaciones que puedan desarrollarse, procedimientos adicionales o intervenciones necesarias ordenadas por su médico”, se lee en la web del Memoria Herman de Houston. Una advertencia similar hace el Texas Woman’s Hospital aclarando que no dan garantía de la exactitud de los precios ofrecidos. “Darle un estimado de sus costos potenciales es un proceso imperfecto”, se lee en el disclaimer. En pocas palabras: ese monto que lees puede terminar siendo infinitamente superior o inferior y lo más probable es que no puedas saberlo de antemano.


4. El tipo de seguro que tienes (y si tienes o no seguro médico) influye y alterará tus costos finales


Una vez que veas el precio publicado en esa lista tendrás que llamar a tu aseguradora y hablar con el hospital para tener una mejor idea de a qué atenerte.

Algunas páginas web de hospitales como la del Memorial Herman del Centro Médico de Houston te permiten marcar la casilla de si estás asegurado o no antes de que puedas acceder a la lista de precios, para darte información un poco más específica. Pero igual esta se quedará corta.

Según la web de ese hospital, una cesárea W Cc/Mcc tiene un cargo típico de 40,000 dólares por el procedimiento exclusivamente y el promedio de responsabilidad del paciente asegurado ronda los 1,300 dólares. Ese monto se reduce a 1,431 en el caso de la cesárea W/O Cc/Mcc (tampoco nosotros logramos determinar cuál es la diferencia entre ambos procedimientos con tan sólo leer su nomenclatura).

En el caso de un paciente no asegurado, los estimados que ofrecen la web bajo el concepto “promedio de pago asumido por el paciente sin seguro” asciende a 18,800 dólares para el primer tipo de cesárea y a 13,921 para el segundo.


¿Incluyen estos precios la estadía en el hospital y otros cargos? Queda la duda al leer la lista per se, pero luego al ir a la sección de preguntas frecuentes se aclara que el estimado que proveen sí incluyen los cargos de habitación, insumos, enfermeras y servicios nutricionales; pero no los honorarios médicos (cirujano, anestesiólogo, radiólogo) que se facturan por separado.

En el caso del Woman’s Hospital de Texas, el monto de una cesárea de un solo niño a través de incisión abdominal (así lo describen) para un paciente sin seguro médico da un estimado de precio entre 3,704 y 4,346 dólares, y una estadía de hospital de tres días. Muchos de los precios para otros procedimientos aparecen como no disponibles en la web.

En ese hospital advierten que “los estimados que se ofrecen sólo están relacionados con la factura del hospital” y que “el médico o médicos que prestaron servicios enviarán una factura por separado”.

Si se marca la casilla de que se tiene seguro médico, el Woman’s Hospital de Texas indica que se debe llamar a un número telefónico y suministrar algunos datos para obtener un estimado real que se adapte al plan de seguro con el que se cuenta.

Un buen consejo si no tienes seguro médico es llamar al hospital y preguntar antes de realizar el procedimiento si ofrecen descuentos por pago adelantado a pacientes sin seguro. Muchos hospitales ofrecen esta alternativa que puede disminuir tu tarifa, pero debes preguntar antes.


5. Comparar no es tarea sencilla pues no hay una manera estandarizada en que los hospitales presenten la información, sino que varía


Asegúrate siempre de revisar qué se incluye o no dentro de los precios presentados (sin olvidar que tu plan de seguro médico cambiará el monto que te corresponde pagar). Hubiera sido útil que la administración delimitara cómo debe presentarse la información, pero por ahora no lo ha hecho, ni tampoco ha establecido penalidades para aquellos hospitales que no cumplan con la norma.

6. No esperes encontrar la lista de precios en español


De la búsqueda realizada por Univision Noticias en varios hospitales ninguno ofrece la lista de precios o información en español. En el mejor de los casos al hacer clic en la pestaña de español, remite a una información básica o genérica, pero no a la lista de precios u otros datos específicos que sí están disponibles en inglés en la web.

¿Qué hacer?


Informarte siempre es lo mejor que puedes hacer como paciente. Llamar a tu aseguradora y comprender tu plan de seguros, llamar a tu hospital, buscar el código de facturación del procedimiento son pasos necesarios y quizá mucho más útiles que revisar la lista de precios estimados publicada en la web.

Recuerda que si no tienes seguro médico puedes llamar de antemano y preguntar si ofrecen un descuento de pago adelantado y qué condiciones deben cumplirse para que puedas recibirlo.

Siempre pregunta qué incluye el precio: ¿está incluida la estadía? ¿los insumos? Recuerda que en la mayoría de los casos los honorarios profesionales de tu médico, así como de radiólogos, anestesiólogos y patólogos podrían facturarse aparte.

No descartes acudir a una clínica comunitaria que por lo general ofrecen tarifas más económicas e incluso cuentan con personal que puede ayudarte a comprender tus opciones y encontrar cómo abaratar costos. Para un listado de clínicas comunitarias revisa este link.

Una vez que recibas tu factura léela con detenimiento y consulta cualquier duda con tu hospital. A veces hay errores en los cargos y la única manera de atajarlos es leer con cuidado la factura. Por último, toma en cuenta que si no tienes seguro los hospitales ofrecen ayudas financieras o planes de pago. Pregunta al departamento de finanzas qué opciones hay a tu alcance.


Así funcionan los sistemas de salud en otras partes del mundo

Loading
Cargando galería
Publicidad