El cáncer vinculado con la obesidad despunta entre las generaciones jóvenes

Los casos de cáncer relacionados con la obesidad están creciendo en Estados Unidos y alcanzando a personas cada vez más jóvenes, según un análisis de la Sociedad Americana del Cáncer difundido este lunes.
4 Feb 2019 – 1:54 PM EST

La epidemia de obesidad que sufre EEUU puede estar incrementando el riesgo de cáncer entre las generaciones más jóvenes, según un estudio publicado en The Lancet Public Health que examina los datos de 12 diferentes tipos de cáncer vinculados con la obesidad entre 1995 y 2014, además de otros 18 tipos de cáncer que no se relacionan con el aumento de peso. Los resultados muestran una inquietante tendencia entre los adultos de 24 y 49 años.

En las últimas décadas se han apilado las pruebas que vinculan la obesidad con 12 tipos de cáncer. Este nuevo estudio pone de manifiesto que la mitad de ellos están creciendo más rápido entre las generaciones más jóvenes, aquellas que viven gran parte de su vida con un sobrepeso que incrementa no solo el riesgo de cáncer sino de otras enfermedades como diabetes.

"Nuestros descubrimientos muestran un cambio reciente que podría servir como advertencia del creciente peso de cánceres relacionados con la obesidad que aparecerán en los adultos más mayores", dijo Ahmedin Jemal, vicepresidente dela unidad de salud y vigilancia de la Sociedad Americana del Cáncer y uno de los autores del estudio. Jemal señaló que el avance de estos cánceres podría amenazar los progresos que se han dado en las pasadas décadas para reducir la mortalidad por esta enfermedad.


El análisis encontró que, entre 1995 y 2014, las personas de entre 25 y 29 años tuvieron los mayores incrementos de cánceres relacionados con la obesidad.

Los seis tipos de cáncer vinculados a la obesidad que han aumentado entre los adultos jóvenes son el colorrectal, cáncer de endometrio, vesícula, riñones, pancreático y mieloma múltiple (un tipo de cáncer de la médula ósea). Estos tipos de cáncer suelen aparecer en personas de 60 o 70 años. Sin embargo, el estudio reveló que algunos de los incrementos más significativos se produjeron entre la generación milenial.

En el caso del cáncer de riñón, por ejemplo, el estudio refleja que los milenial tienen casi cinco veces más probabilidades de sufrirlo que la generación de los "baby boomers" (aquellos que nacieron entre 1946 y 1964).

La obesidad no es el único factor que incide, por supuesto: el entorno, la genética y otros aspectos del estilo de vida como la dieta o el ejercicio juegan un importante papel. Los científicos creen, no obstante, que incluso la pérdida un poco de peso puede ayudar a reducir el riesgo.

Los alarmantes datos sobre obesidad

Se estima que cerca del 40% de los estadounidenses son obesos. Hoy, la mujer promedio en Estados Unidos pesa alrededor de 168 libras, aproximadamente lo mismo que un hombre promedio en 1960. Y no es que las cinturas de los hombres no se hayan inflado también. Los hombres han ganado en promedio casi 30 libras desde la toma de posesión de John F. Kennedy en 1961.

De 1976 a 1980, poco menos que 1 de cada 7 adultos estadounidenses (el 15.1%) era obeso. Ahora la obesidad está en su nivel más alto, con alrededor del 40% de los adultos estadounidenses y el 18.5% de los niños, considerados obesos. Esto es, en sí mismo, un aumento de alrededor del 30%, solo desde 2000 cuando aproximadamente el 30% de los adultos estadounidenses eran obesos.

En el caso de los latinos, además, las cifras son preocupantes porque es una población particularmente afectada. De acuerdo con el informe sobre la obesidad de 2014, el 42% de los adultos latinos son obesos. Los niños latinos también sufren obesidad en mayor medida que los niños blancos.


¿Por qué el aumento de peso causa cáncer?

Los científicos continúan explorando los vínculos entre la obesidad y el cáncer, pero entre otros motivos están los siguientes:


  • El aumento de los niveles de insulina y del factor de crecimiento insulínico tipo 1 (Insulin growth factor-1, IGF-1) puede contribuir para que algunos tipos de cáncer se produzcan.

    La inflamación crónica de nivel bajo es más frecuente en las personas con obesidad y se relaciona con un aumento en el riesgo de cáncer.

  • Las cantidades más elevadas de estrógenos producidas por el tejido graso pueden desencadenar el crecimiento de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama o de endometrio.
  • Las células grasas también pueden afectar los procesos que regulan el crecimiento de las células cancerosas.

Los 10 consejos de oro para prevenir el cáncer

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Cancer
Publicidad