América Latina

Por qué Hidalgo se volvió un paraíso para el robo de combustible en México

Este lugar se convirtió en 2018 en el estado mexicano con el mayor número de tomas clandestinas, al hallar más de 2,000 ductos perforados por los que los llamados huachicoleros robaban el combustible. Hay una explicación y tiene que ver con que sea una de las zonas con mayor pobreza en el país.
23 Ene 2019 – 7:36 PM EST

CIUDAD DE MÉXICO.– Para los pobladores del municipio de Tlahuelilpan, la vida como la conocían cambió hace tres años. La fama del lugar por sus sembradíos de alfalfa, betabel, brócoli y coliflor, comenzó a opacarse por una nueva actividad que empezó a ir en auge: el robo de combustible, también conocido como huachicoleo. Se trata de la actividad ilegal que el pasado viernes provocó una explosión mientras cientos de personas tomaban gasolina de un ducto perforado y que hasta el momento ha dejado casi un centenar de muertos.

El mismo fenómeno que se observó en Tlahuelilpan sucedió en otros poblados vecinos por cuyos campos de legumbres y alfalfa pasan ductos cagados con combustible que conducen a la refinería de Tula, una de las principales del país y que abastece a la Ciudad de México.

Por esas prácticas, Hidalgo se convirtió en 2018 en el estado mexicano con el mayor número de tomas clandestinas en el país, según información hecha pública por Petróleos Mexicanos (Pemex). El informe oficial detalla que Hidalgo pasó de tener un registro de 146 ductos perforados en 2014 a 2,121 en 2018, lo que representa un aumento de 1,352%.

Cifras similares se registraron en todo el país, pero a mayor escala, pues el número de tomas clandestinas aumentó 304% en ese periodo de tiempo. En 2014, Pemex había detectado 3,685 tomas, para 2017 llegó a 10,363 y el 2018 terminó con 14,894.

De este total nacional, el 80% del robo de gasolina en ductos, se registra en siete estados principalmente: Hidalgo, Puebla, Guanajuato, Jalisco, Veracruz, Estado de México y Tamaulipas.

La pobreza: la razón del huachicoleo

Simón Juárez ha vivido desde niño en Tlahuelilpan y a sus 50 años asegura que la práctica del huachicoleo, que se hizo recurrente en la región, ha sido ocasionada por la falta de oportunidades y porque el pueblo se encuentra en el olvido.

Juárez dice que la mayoría de sus vecinos se despiertan muy temprano para viajar a otras ciudades o a la capital del estado a trabajar. La mayoría de ellos se dedica a la albañilería o a la agricultura, pero sus sueldos apenas alcanzan para mantener a sus familias.

"Aquí las personas, aunque trabajan todo el día y realizan viajes largos, no ganan ni 100 pesos al día (5.2 dólares). Yo vendo tacos en un puesto de comida, pero a penas y sale", señaló a Univision Noticias.

Años atrás, el señor Juárez emigró a Estados Unidos en busca de una mejor oportunidad de vida. Vivió por un par de años en Atlanta, Georgia, y las cosas comenzaron a ir mejor porque podía mandar mucho más dinero a su familia, pero tuvo que regresar por un problema familiar y ya no se arriesgó a intentar cruzar de nuevo la frontera.

"Allá trabajaba como albañil y me iba muy bien, pero un día me avisaron que mi hijo estaba desaparecido y no lo pensé, solo regresé. Al final apareció mi hijo y yo ya no pude volver a Estados Unidos", contó.

En Tlahuelilpan habitan alrededor de 18,500 personas, de las cuales la mitad vive en la pobreza: carecen de empleo, seguridad social y vivienda, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Pero además, 4,500 del total de los habitantes tiene dificultades económicas para acceder a tres comidas diarias.

Mientras observa el trabajo de las autoridades en la zona de la explosión, el señor Juárez cuenta que por la falta de oportunidades es que sus vecinos deciden entrar al negocio del huachicoleo, aunque saben que es peligroso e ilegal. Algunos, dice, llegan a ganar hasta 500 pesos mexicanos al día (26 dólares).

Tlahuelilpan forma parte de los 84 municipios que integran Hidalgo. Según los datos de Pemex, los municipios que se dedican al robo de combustible son Cuautepec de Hinojosa, Tepeapulco y Tlanalapa.

En estos lugares operó un programa social llamado Cruzada Nacional contra el Hambre, gracias al cual, el gobierno anterior aseguró que su nivel de pobreza disminuyó porque, con la iniciativa, ya tenían asegurado el alimento, pero no se solucionaron los problemas de desempleo ni las condiciones precarias en las que laboraban aquellos que se contaban como empleados y que propiciaron la informalidad.

AMLO busca dar apoyos económicos a pobladores

Ante este panorama, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó este martes un plan para entregar apoyos económicos a las comunidades más afectadas por el robo de combustibles y evitar nuevas tragedias.

El plan de ayuda a las comunidades por donde cruzan los oleoductos de la empresa estatal Petróleos Mexicanos contempla 91 municipios y otorgará entre 6,000 pesos (312 dólares) y 8,000 pesos (417 dólares) por familia.

AMLO asegura que estas acciones beneficiarán a 1.68 millones de personas y, en su conjunto, suponen una inversión de 3,857 millones de pesos (187 millones de dólares).

Junto con otros planes que ya se han empezado a aplicar en todo el país, como becas para la formación de jóvenes y pensiones para personas mayores, López Obrador pretende que las personas más desfavorecidas no deban delinquir para poder sobrevivir.

El robo de combustible se ha convertido en la primera gran crisis de su gobierno, después de que López Obrador decidiera erradicar los sabotajes cerrando oleoductos y enviando militares a resguardarlos. Su estrategia, sin embargo, no pudo evitar la tragedia de Tlahuelilpan y ha provocado, además, un serio desabastecimiento de gasolina en varios estados del país, incluida la capital.

En fotos: la ardua búsqueda de restos de las víctimas de la explosión de un ducto de combustible en México

Loading
Cargando galería
Publicidad