Acuerdos

Nafta con nuevo nombre: lo que cambia con el pacto comercial de EEUU con México y Canadá

Los tres socios del pacto norteamericano solo hicieron ajustes y algunas actualizaciones al acuerdo original de libre comercio que firmaron en 1994 Bill Clinton, Carlos Salinas de Gortari y Martin Brian Mulroney.
3 Dic 2018 – 3:50 PM EST

Los presidentes de México, Enrique Peña Nieto y de EEUU, Donald Trump, junto con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, aprovecharon el encuentro del G-20 en Buenos Aires para firmar el acuerdo comercial con el que aspiran reemplazar al actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés) que rige las relaciones comerciales entre las tres naciones.

Fiel a su estilo, el presidente Trump lo calificó como “uno de los más importantes y mayores acuerdos comerciales en la historia de EEUU y del mundo” en un mensaje que colocó ese día en su cuenta Twitter.


Sin embargo, muchos analistas indican que el nuevo tratado, que para entrar en vigor deberá ser ratificado por los parlamentos de los países socios, es en realidad una versión actualizada del original, algo así como un Nafta 2,0. (una nomenclatura propia de internet y la revolución electrónica que no existía en 1994 cuando se firmó el pacto)

Con un intercambio de más de $1,2 billones, América del Norte representa una de las mayores zonas comerciales del mundo.

El nuevo esquema incorpora cambios y ajustes, algunos que exigía el presidente Trump (principal fuerza detrás de la renegociación en la que están embarcados los socios desde 2017) y otros que solicitaban mexicanos y canadienses.

Sector automotriz

- Reglas de país de origen: La cantidad de componentes manufacturados en los países del acuerdo que deben incluir los vehículos para ser considerados producción nacional y estar exentos de aranceles pasará del 62.5% actual al 75%.

- Reglas laborales: Para 2023, al menos 40% de los trabajadores de las plantas automotrices deben ganar al menos $16 por hora. Actualmente los obreros en EEUU y Canadá ganan en promedio $20 por hora, mientras sus similares mexicanos ganan $7.34.

Además, México adoptará leyes que garanticen el derecho de sus trabajadores a sindicalizarse, protejan mano de obra inmigrante y contra la discriminación de género que afecta a las mujeres. Algunos creen que, en la práctica, eso podría hacer que algunas ensambladoras decidan dejar México para establecerse en EEUU o Canadá.

Mercado lácteo

Los granjeros estadounidenses ganarán acceso al mercado de Canadá, que aceptó abrirse a la competencia de su vecino del sur. Esa era una de las mayores quejas del presidente Trump.
En el Nafta original el sector había quedado fuera de las regulaciones, por lo que los canadienses siempre mantuvieron la celosa protección de la industria láctea.
Ahora, los productores estadounidenses podrán exportar $560 millones, equivalente al 3.5% del mercado canadiense.

Mercado cambiario

Los tres países se comprometen a mantener niveles de intercambio de sus monedas basados en el mercado y a evitar incurrir en devaluaciones con fines de competencia. Aunque las 3 naciones tienen cambios flotantes, puede servir de ejemplo para futuras negociaciones comerciales y le daría a Washington armas en su enfrentamiento con China, país al que acusa de “manipular” su moneda con fines comerciales.
La provisión no existía con el Nafta, pese a que algunos sectores industriales pedían que se estableciera para evitar devaluaciones competitivas que alteraran el flujo comercial.

Propiedad intelectual

Se extienden los derechos de los que gozan los autores después de fallecidos de los actuales 50 años bajo Nafta a 70 años.

Comercio electrónico

Este era un aspecto inexistente en 1994, cuando se firmó el pacto comercial norteamericano. Entre las provisiones que incluye el USMCA está la prohibición de imponer aranceles a música o libros en formato electrónico. Además, se exime de responsabilidad a las empresas de internet por los contenidos creados por sus usuarios.

Sin la amenaza de la sección 232

México y Canadá lograron que EEUU se comprometiera a no invocar la sección 232 de la Ley de Expansión del Comercio de 1962, que permite a la Casa Blanca imponer límites y aranceles a las importaciones bajo el argumento de la seguridad nacional.

Aunque los aranceles impuestos al acero y aluminio de ambos países se establecieron al amparo de esa ley, se logró que Washington renunciara a usarlo para restringir la producción automotriz, una amenaza que cada tanto esgrimía el presidente Trump.

Cláusula del “atardecer”

A insistencia de Washington, se añadió al texto una cláusula que indica que el acuerdo expira a los 16 años (si no es renovado por los socios) Además, se indica que el pacto está sujeto a revisión cada seis años, cuando los tres países decidirán si mantenerlo.

La diferencia principal

La mayor diferencia entre el USMCA y Nafta es que el primero no existe formalmente hasta que los parlamentos de los tres países no lo ratifiquen y los conviertan en leyes. Nafta sigue siendo el acuerdo vigente hasta que sea sustituido por el nuevo. El presidente Trump amenazó con "retirar" al país del pacto, pero eso tomaría meses mientras se pone en marcha el mecanismo previsto en el tratado. Al final, si el Congreso no ratifica el USMCA, Washington quedará fuera de la zona comercial, lo que desencadenaría una nueva y compleja dinámica en el intercambio comercial regional.

En fotos: Entre cumbres y protestas, la historia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA)

Loading
Cargando galería
Publicidad