"Abuso de fe", la investigación que destapa cientos de agresiones sexuales en la Iglesia Bautista del Sur

Un reportaje de dos de los principales diarios de Texas revela escalofriantes cifras y testimonios de acoso en esa congregación religiosa: "En los últimos 20 años cerca de 380 líderes y voluntarios de la Iglesia Bautista del Sur han enfrentado acusaciones de conducta sexual inapropiada (...) eran pastores, diáconos, ministros. Dejaron más de 700 víctimas".
12 Feb 2019 – 7:42 PM EST

"Ser violado por tu pastor es peor que ser violado por cualquier otro. Por favor entiendan que esto es algo real que está pasando y hay pasos que se pueden tomar", son las palabras con las que Debbie Vásquez lleva ya más de 10 años advirtiendo de los abusos sexuales en la Iglesia Bautista del Sur en Texas.

Ella fue víctima de ese abuso desde que tenía 14 años y a los 18 quedó embarazada de un pastor. Pero sus súplicas no fueron escuchadas por los líderes de su congregación, ni en ese entonces ni décadas después.

A sus 40 años se unió a otros para demandar la implementación de políticas preventivas en las 47,000 iglesias de esta congregación religiosa. Era 2008 y sus peticiones fueron rechazadas nuevamente. Pero los abusos no se detuvieron y las víctimas como Vásquez siguieron sumándose, según revela una investigación conjunta del Houston Chronicle y el San Antonio Express-News, los dos principales diarios de Texas.

"Abuso de fe" es un especial que detalla cómo cientos de líderes espirituales y personal administrativo de la Iglesia Bautista del Sur en Texas y otros estados de EEUU han sido acusados por abuso sexual en los últimos 20 años. Para ser exactos, al menos 380: entre pastores, ministros, maestros dominicales, diáconos y voluntarios, que han enfrentado algún tipo de acusación por conducta sexual inapropiada y dejaron en las últimas dos décadas más de 700 víctimas, algunas de ellas de apenas 3 años.

La extensa investigación explica que no se trata de un problema reciente, por lo que su trabajo consistió en indagar en cientos de documentos de corte, historiales de prisión, recortes de periódicos, documentos oficiales en más de 20 estados y registros nacionales de agresores sexuales. Esto sumado a las entrevistas con víctimas y sus desgarradores testimonios en video, destapan lo que por años esta iglesia ha querido ocultar.

En más de seis meses de pesquisas hallaron que unos 220 de los acusados fueron condenados por abuso sexual o negociaron acuerdos para reducir sus penas. Algunos de ellos confesaron sus actos o renunciaron a sus cargos dentro de la congregación que, con 15 millones de miembros, es la más grande entre las protestantes de EEUU.

"Su fe es masacrada por estos depredadores"

Estos sospechosos de abusos dejaron cientos de víctimas, muchas de la cuales fueron ignoradas por sus iglesias. Muchas enfrentaron el rechazo de los feligreses y fueron abandonadas a su suerte, mientras que a otras se les pidió perdonar a sus atacantes o que abortaran, como ocurrió a mujeres que habían quedado embarazadas, como el caso de Debbie Vásquez, quien tuvo que huir cuando se vio amenazada por no querer hacerlo.

Algunas otras tocaron fondo y terminaron muertas por no lograr superar los abusos de quienes creían estaban ahí para guiarlos y protegerlos.

"La fe de tantas personas es asesinada. Quiero decir, que su fe es masacrada por estos depredadores", dijo David Pittman, quien fue abusado por su pastor juvenil.

Según los periodistas que llevaron a cabo la investigación, varios factores les hacen sospechar que los abusos van incluso más allá de lo que puede ser documentado, pues la tasa de denuncia de las víctimas de abuso sexual es muy baja y sobre todo en estos casos, muchas veces manejados internamente por las iglesias (además ubicadas en comunidades rurales con poca cobertura mediática).

Agresores tapados por la propia iglesa

La gran mayoría de los acusados perteneció a iglesias de Texas y a la fecha existen más de 100 que, a pesar de figurar en el registro central de delincuentes sexuales, se mantienen en algún ministerio de la congregación.

Varios de los acusados permanecen aún bajo custodia a la espera de que concluyan sus condenas en cárceles estatales y federales, ubicadas desde California hasta Florida.

La investigación también advierte que al menos 35 pastores y personal administrativo señalados por conductas inadecuadas fueron aceptados luego en iglesias, sin que los líderes de sus congregaciones alertaran a las autoridades.

Varios expresidentes y líderes de la Convención Bautista del Sur (SBC, por sus siglas en inglés) son criticados por las presuntas víctimas, debido a que ocultan u obstaculizan las acusaciones presentadas.

Presionados por activistas, la Convención General Bautista de Texas, una de las organizaciones estatales de la SBC más grandes, publicó en 2007 una lista de solo ocho agresores sexuales que habían trabajado para sus iglesias en Texas.

El actual presidente de la SBC, J.D. Greear, calificó los abusos descritos en la investigación de "pura maldad".

"Estoy devastado por las revelaciones. Las voces en ese artículo deben ser escuchadas como una advertencia de Dios, que reclama arrepentimiento por parte de la iglesia", dijo Greear en una declaración difundida en su cuenta de Twitter.

A su vez se comprometió a hacer todo lo posible para prevenir situaciones semejantes: "Nosotros –líderes en la SBC– debimos haber escuchado las advertencias de aquellos que intentaron llamar la atención sobre esto. Me comprometo a hacer todo lo posible para asegurarnos de que nunca cometamos estos errores de nuevo"

"Es tiempo de un cambio generalizado. Dios lo exige. Los sobrevivientes lo merecen. Tenemos que cambiar cómo nos preparamos antes del abuso (prevención), respondemos durante la revelación (cooperación completa con las autoridades) y actuamos luego de las instancias de abuso (cuidado holístico)", agregó el presidente de la congregación que ahora quedó al descubierto.

La gran mayoría de las víctimas eran adolescentes que fueron ultrajadas en más de una ocasión, según la investigación, que revela que algunas víctimas tenían solo 3 años y fueron abusadas en las oficinas de los pastores durante las clases dominicales.

Los pocos adultos que fueron objeto de abuso sexual, entre hombres y mujeres, habían ido a buscar ayuda pastoral, de acuerdo al reporte.

La revelación periodística se da en medio del escándalo que rodea a la iglesia católica estadounidense por la revelación el año pasado de casos de abuso sexual a menores de edad, que implican a unos 1,200 curas.

El pasado 31 de enero, quince diócesis del estado de Texas, incluyendo las de Austin, San Antonio, Dallas y Houston, revelaron los nombres de 286 sacerdotes y otros cargos eclesiásticos, que supuestamente han abusado sexualmente de menores de edad a lo largo de las últimas décadas.


En fotos: las protestas contra los abusos sexuales de sacerdotes durante la visita del Papa a Irlanda

Loading
Cargando galería
Publicidad